Electroestética aplicaciones en tratamientos de belleza

Electroestética aplicaciones en tratamientos de belleza

La electroestética es un método no invasivo que consiste en la aplicación de cargas eléctricas de carácter positivo y negativo (iones) que está dando muy buenos resultados en su aplicación para tratamientos de belleza.

La razón principal de ello es que la aplicación de cargas eléctricas activa la circulación sanguínea y aporta mucho oxígeno al organismo, lo que permite al cuerpo eliminar más rápidamente las sustancias de desecho y los elementos tóxicos del organismo, esto favorece procesos como la eliminación de varices, la pérdida de peso, la reducción de la grasa corporal, el aumento de la masa muscular y la reducción de la celulitis y las estrías, entre otros.

La electroestética también ayuda a retrasar el envejecimiento gracias a que el aumento oxígeno aplicado ayuda a regenerar las células y a mejorar los tejidos, a eliminar las bolsas de los ojos,  a reducir las cicatrices (por ejemplo, las producidas por cesárea) y a remodelar glúteos y piernas.

Técnicas de electroestética

Entre las técnicas de aparatología electroestética más eficaces destacan las siguientes:

Radiofrecuencia: Esta técnica se realiza aplicando ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel, lo que provoca un calentamiento controlado. La radiofrecuencia consigue que el colágeno envejecido se regenere, esto mejora el tono de la piel y reduce la flacidez.

La radiofrecuencia también aumenta la vascularización de la piel, lo que favorece la oxigenación y por tanto, el rejuvenecimiento de los tejidos, también se emplea para eliminar la celulitis y los líquidos acumulados.

Presoterapia: Esta técnica mejora  la circulación sanguínea y linfática, por lo que ayuda a mejorar la mala circulación de las piernas, a mejorar la sintomatología de las piernas hinchadas y la celulitis, así como a mejorar problemas en abdomen y brazos.

Cavitación: Mediante ultrasonidos de baja frecuencia, esta técnica elimina la grasa localizada a través de la generación de pequeñas burbujas que implosionan rompiendo las estructuras del tejido adiposo. Además, al producirse un aumento en la temperatura interna, la grasa se ablanda para ser recogida por el sistema sanguíneo y así eliminarla por la orina.

Vacumterapia: Esta técnica consiste en la aplicación de un masaje a presión negativa mediante un compresor que aspira la piel, lo que permite separar los tejidos y ablandarlos para activar el sistema sanguíneo y linfático. Esto, además de producir un efecto exfoliante y mejorar la elasticidad de la piel, también tonifica y estimula los sistemas circulatorio y linfático, aumenta la producción de colágeno y estimula el metabolismo.

Entonces, que esperás para probar todos estos revolucionarios sistemas de belleza, que te permitirán lucir una piel tersa y hermosa, unas piernas sin celulitis y un rostro si ojeras ni rasgos de cansancio.

Deja una respuesta